Ermita
En 1866 se construyó una ermita que en la actualidad carece de techumbre. El puente de Manzanos tiene 5 vanos rematados en arcos muy rebajados de hormigón. Pilas, tajamares y espolones muestran fábrica de sillería con pequeñas zonas de mampostería.  En la orilla derecha del puente se encuentran las edificaciones que formaban parte del complejo industrial harinero “Rio Zadorra”, levantado en el año 1856. Posiblemente esta industria ocupó las antiguas instalaciones del molino harinero del concejo de Manzanos que sabemos existía ya a finales del siglo XVI . Sin embargo , en el extremo occidental del barrio existen muros delimitadores de otro molino que podría ser el citado, aunque atendiendo a la toponimia es más probable que dicho molino harinero se encontrase en la misma ubicación del complejo industrial. Los sucesores de Juan León Gámiz, fundador de la fábrica de Manzanos, erigieron como ampliación al conjunto harinero unos esbeltos edificios a comienzos de siglo, con procedimiento austro-húngaro, que posteriormente se han reconvertido en viviendas. Seguidamente encontramos las instalaciones de la antigua fábrica de embutidos “Celedón”. Más adelante y junto al camino se encontraba el lavadero, hoy desaparecido y las ruinas del molino ya mencionado.

Iglesia San Juan Bautista
El antiguo barrio origen de Manzanos se encuentra en una pequeña cota. En lo más alto encontramos, vigilando el antiguo Camino Real, al templo parroquial. La iglesia tiene por titular a San Juan Bautista. Tiene una única nave y lleva aneja un cuerpo que acogió a las antiguas escuelas y sala de concejo. Posee un bello ventanal románico. Las dos campanas se presentan al aire libre. El antiguo campanario remataba el muro pie del templo. En la parte anterior se desarrolla un rústico juego de bolos. La iglesia se encuentra precedida de un espacio acondicionado y parquecillo presidido por una estela monumental dedicada al Marqués de Narros por la Real Sociedad Bascongada de los amigos del país. La casa más veterana de Manzanos posee características de índole medieval y pudo haber sido originalmente una casa fuerte, situada al lado opuesto al templo.


Palacio Salazar-Montoya
Delimitando el lado poniente del parque se encuentra la casona o palacio rural de la familia Salazar-Montoya, como proclama el escudo de armas sobre la fachada. La casa es sólida, de dos alturas. Tiene dos componentes muy interesantes y poco frecuentes en la zona: el acogedor portalón de la fachada y el conjunto portalón- solana en el alzado sur. El empleo de piedra es abundante en exterior e interior. El hierro no alcanza demasiada representación, sin embargo la madera está manifestada en trabajos de calidad. La fachada principal se alza sobre el parque. El portalón se encuentra articulado en dos arcos con sólido pilar en el centro sobre el que se sitúa el escudo, que es cuartelado, luce en cuarteles primero y tercero las armas de Salazar y Montoya, el segundo una cruz flordelisada y en cuarto, dos calderas gringoladas. La fachada sur combina el carácter rural con la condición social del dueño. El palacio se encuentra restaurado, pero es de propiedad particular.

Las cookies permiten mejorar tu navegación. Al usar nuestros servicios aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información

Los ajustes de esta página web están establecidos para permitir cookies para darte la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas navegando en esta pagina sin cambiar los ajustes de las cookies o haces clic en Aceptar estas dando tu consentimiento.

Cerrar